Te decimos cómo debes calcular la depreciación de tus activos de manera sencilla

La depreciación expresa la pérdida de valor de los activos fijos de un negocio a lo largo de un periodo de tiempo determinado. Se trata de un concepto fundamental para la contabilidad de las empresas y es fundamental su debido registro.

A manera más técnica y acorde a las Normas de Información Financiera (NIF), la depreciación es la distribución sistemática y razonable en resultados del monto depreciable de un componente a lo largo de su vida útil, entendiéndose por vida útil el periodo durante el cual se espera que un activo esté disponible para su uso y pueda generar ingresos para la empresa.

Para determinar la vida útil de un activo fijo deben tomarse en cuenta los factores siguientes:

  • El uso prevista del activo: se evalúa por referencia a la capacidad del componente o al producto físico que se espera de él.
  • El desgaste físico esperado: depende de factores y el grado de cuidado y conservación mientras el activo no está siendo utilizado.
  • Obsolescencia técnica: por razones de seguridad, de índole ambiental o comercial procedente de los cambios o mejoras en la producción, o de los cambios en la demanda del mercado de los productos o servicios que se obtienen con el activo.
  • Los límites legales o restricciones similares sobre el uso del activo, tales como las fechas de caducidad de los contratos de arrendamiento relacionados.

Cómo calcular la depreciación fácil

Existen diferentes métodos para el cálculo de la depreciación, el más sencillo es el método lineal, para el cual deberás comenzar por ingresar el valor de compra del activo y determinar cuál será el valor residual del activo una vez que termine su vida útil para después restarlo del importe de inicial o el valor de compra, este resultado será tu valor depreciable.

Para calcular la depreciación, divide el valor depreciable entre la vida útil del activo, este será el importe de depreciación que deberás registrar año con año en los libros contables.

Recuerda que mantener tu contabilidad al día es fundamental para el correcto funcionamiento de tu negocio, toma en cuenta la depreciación de tus activos y mantén tus registros actualizados, te ayudará a tomar mejores decisiones y tener una perspectiva real de la situación financiera de tu compañía. Visita Oorden.com y conoce cómo puedes automatizar tu contabilidad.

Fuentes:

Cuidatudinero.com

WikiHow.com

Sinergiainteligente.com

Artículos Relacionados